Spanish English German

Manténgase al día con la información más actualizada

El DIU (dispositivo intrauterino) como método contraceptivo

Prof. Dr. Pedro Acién

Los dispositivos intrauterinos o DIUs son elementos de plástico o de metal de diversas formas, en general en forma de T, que se introducen plegados en la cavidad uterina y allí se distienden, de manera que quedan retenidos en la matriz evitando el embarazo. Los DIUs actuales de alta carga de cobre tienen una seguridad anticonceptiva similar a la píldora.

Hay DIUs inertes, como los primitivos de plástico o asa de Lippes (primera generación), y DIUs medicados o liberadores de substancias, que pueden ser hormonas (levonorgestrel), o los habituales de cobre, a su vez, de baja (menos de 200 mm2, segunda generación) o alta carga de cobre que son los de tercera generación: más de 300 mm2 de cobre (en general, de 375) o con cobre y oro (DIU T de oro) que evita la corrosión del cobre y le hace más duradero (5 o más años).

Al contrario que los anticonceptivos hormonales que ejercen su acción sobre todo el organismo de la mujer, los DIUs producen solo modificaciones locales en el aparato genital femenino, y a través de estas ejercen su acción contraceptiva. Básicamente, en presencia de DIU no se produce embarazo por las siguientes alteraciones secuenciales: 1) Dificultades en el ascenso espermático, ejercido sobre todo por las colas del DIU a nivel del moco cervical (lo ensucia y espesa) y por el DIU y las colas a nivel del endometrio y de un posible tapón mucoso en los cuernos uterinos. 2) Acción espermicida del cobre. El cobre que continuamente libera el DIU mata los espermatozoides que tratan de subir por el útero para llegar a las trompas donde tendría lugar la fecundación. 3) Alteración en el trasporte del óvulo y eventual huevo fecundado a nivel de las trompas hasta llegar al útero. Y 4) Por estar impedida la implantación o anidación del embrión precoz en el endometrio, si es que todos los pasos anteriores fallaran.

La mejor indicación de los DIUs son los casos en que la píldora contraceptiva está contraindicada o no se tolera bien. Sin embargo, esta es una cuestión controvertida porque en la actualidad la mayoría de los autores se inclinan a favor del DIU de forma primaria. Primero, porque la seguridad de los DIUs de alta carga es similar a la píldora (0.5% de embarazos por 100 años/mujer) y segundo, por la comodidad e independencia de las relaciones sexuales sin tener que tomar píldora, ni usar preservativos o practicar abstinencia periódica, aunque eso si, no evita el riesgo de enfermedades de transmisión sexual sino que lo aumenta. Pero además, comparado con la píldora, tiene menor riesgo de mortalidad. Los daños del DIU, si existen, serían fundamentalmente locales, a nivel del útero, mientras que la píldora afecta a todo el organismo de la mujer. Nosotros estamos a favor del mismo en la mujer con hijos y pareja estable.

Efectivamente, el DIU puede ponerse en mujeres sin hijos, pero como tiene más riesgo de infecciones ascendentes, podría haber riesgo de esterilidad posterior. Y pareja estable porque, como se ha indicado, no proteje de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) sino que las favorece, así que ante tal riesgo debe combinarse con preservativo.

Los efectos colaterales o complicaciones más frecuentes de los DIUs son: dolor, sangrado, expulsión y pérdida de las colas, perforaciones, inflamación pélvica o embarazos ectópicos, pero dependen mucho de la correcta colocación y cuidados en su inserción; y en cualquier caso son infrecuentes. Lo más usual es el manchado premenstrual y el aumento de cantidad de regla. Por ello no debe colocarse en mujeres con miomas y/o reglas muy abundantes, ni por supuesto, si hay infección genital.

El momento del ciclo más favorable para su colocación es al final de la menstruación o cuando la regla es más abundante, pero se puede poner en cualquier momento del ciclo menstrual tras previa exploración y ecografía transvaginal y, eventualmente, una analítica sanguínea correctas.

Se debe cambiar (se puede retirar uno y poner otro nuevo en el mismo acto) si la mujer desea proseguir la anticoncepción con DIU, haciéndolo cada 2-3-5 años dependiendo del tipo de DIU, mientras ella desee; y retirarlo definitivamente después de la menopausia. Si hubiese fallo y la mujer queda embarazada, el DIU se debe retirar por mayor riesgo de aborto y prematuridad, pero depende del caso. En cualquier caso, lo que se debe hacer también es excluir un embarazo ectópico o extrauterino.

Y si la mujer desea quedar gestante, se retira sin más, traccionando de las colas que asoman por el cuello de la matriz, y los efectos anticonceptivos del DIU son rápidamente reversibles.