Spanish English German

Manténgase al día con la información más actualizada

¿Qué es la Endometriosis? Clínica y consecuencias

Prof. Dr. Pedro Acién

La endometriosis es una enfermedad de la mujer, con frecuencia calificada de enigmática, y que se define por la presencia de un tejido idéntico o muy semejante a la mucosa endometrial del interior del útero o matriz localizado en lugares diferentes al fisiológico de la cavidad uterina, es decir, implantado fuera del útero. Afecta probablemente al 8-10% de las mujeres, pero en muchos casos persiste como mínima o leve o desaparece, y en otros, origina problemas importantes, causa mucho disconfort en las mujeres y produce grandes endometriomas o "quistes de chocolate".

Así pues, endometriosis es la presencia de islotes heterotópicos (fuera de su lugar) de endometrio, localizados e implantados generalmente en la pelvis, y especialmente en los ovarios y fondo de saco de Douglas (parte más baja de la cavidad peritoneal localizada detrás del útero y que se corresponde con el fondo posterior de la vagina, a donde se puede acceder con relativa facilidad), que desde el punto de vista histológico (en la biopsia) contienen glándulas y estroma como el endometrio, y que funcionalmente responden al estímulo hormonal exógeno (a medicaciones hormonales) o endógeno (a las hormonas producidas en los ovarios) con descamación hemorrágica o menstruación, que naturalmente será ectópica. Pero debe advertirse que pueden existir focos ectópicos de endometriosis en todo el organismo, y también que los endometriomas ováricos pueden romperse dentro del abdomen y derramarse el líquido achocolatado en la cavidad peritoneal.

Como se ha indicado, probablemente afecta al 8-10% de las mujeres menstruantes. Sin embargo, en muchos casos tal endometriosis persiste como mínima o leve o desaparece, y en otros, plantea problemas importantes por la invasión o infiltración de los tejidos, causando gran disconfort en las pacientes, originando los endometriomas o "quistes de chocolate", o produciendo un fuerte bloqueo de adherencias en la pelvis con afectación de otros órganos extragenitales.

Las causas no son bien conocidas, pero sí sabemos que se produce fundamentalmente por transplante del endometrio a través de las trompas hasta la pelvis, o por vía sanguínea a otros lugares del cuerpo. Sin embargo, esta menstruación retrógrada a través de las trompas durante la regla existe en la mayoría de las mujeres y, sin embargo, solo unas pocas desarrollan endometriosis. Se considera que las defensas de la mayoría de las mujeres eliminan esos fragmentos de endometrio llevados a lugares extraños; pero en algunas mujeres inmunológicamente deficientes para tal rechazo, se permitiría al implante o fragmento endometrial transportado retrógradamente, asentarse y prender (especialmente sobre los ovarios), originando la endometriosis. Esa menstruación mínima que produciría el implante de endometriosis, o foco ectópico de endometrio, puede quedar encapsulada y la repetición de la misma todos los meses iría formando el quiste "de chocolate" o endometrioma. Las pequeñas roturas, o efracciones del endometrioma, en sucesivas menstruaciones, harían salir o derramar en la pelvis al líquido achocolatado (de la regla retenida de una y otra vez en el ovario), y ese líquido tiene gran capacidad adherencial originándose así el bloqueo de los órganos pélvicos.

Figura 1

Las manifestaciones clínicas de la endometriosis son fundamentalmente, el dolor y la esterilidad. Y los síntomas dolorosos típicos son: 1) Dismenorrea (dolor con la regla), durante y terminando con la misma; 2) Dispareunia profunda (dolor en el fondo durante la relaciones sexuales); y 3) Algia o dolor pélvico crónico (independiente de la menstruación, en el vientre bajo y zona de los ovarios y en la parte posterior baja lumbo-sacra). Suele haber también "manchas" (o spotting) premenstruales, dolores de cabeza, dolores ovulatorios o malestar, o puede haber dolores o manchado al hacer de vientre y otros síntomas.

Hasta en un 30% de los casos se asocia a esterilidad, bien primaria o bien secundaria (tras algún hijo); y la existencia de esta esterilidad suele ser independiente de la severidad de la endometriosis. Pero la mayoría de las mujeres con endometriosis y esterilidad terminan consiguiendo embarazo de una u otra forma. El resto de los síntomas, molestias, o disconfort, persisten en muchas mujeres hasta la menopausia. Y en algunos casos, la endometriosis se reactiva en la postmenopausia, bien por tratamientos hormonales o por producción propia por un tumor, o puede incluso esa endometriosis ser asiento de un carcinoma.

De manera que aunque la naturaleza de la endometriosis es benigna (y excepcionalmente es asiento de malignidad), su comportamiento, no obstante, durante la madurez sexual, le hace a veces parecer maligna por su progresión, la afectación de otros órganos y por las recidivas o recurrencias tan frecuentes, a pesar del empleo de diferentes tratamientos médicos o quirúrgicos que expondremos en otro tema.

Figura 2